Zenots Oasis Maya

zenot-destacada

Texto Tomado de: http://www.xenotes.com.mx

Debido a su composición geológica, el suelo de la península de Yucatán es una especie de esponja, cuando llueve, absorbe toda la humedad. El agua que se filtra a través del suelo comienza a disolverse dando paso a cavernas que pueden estar parcial o totalmente inundadas, cuando una de esas cavernas colapsa debido a la erosión se forman los cenotes.

El proceso de formación de los cenotes puede durar cientos de miles de años. Existen cenotesabiertos, semiabiertos, antiguos y de caverna, su clasificación depende principalmente de su edad.

Estas pozas de agua cristalina conectadas por una red de ríos subterráneos y que por su naturaleza pueden variar en sus formas y características, son prácticamente exclusivas de la península de Yucatán.

Para los mayas, los cenotes eran considerados fuentes de vida, además de proporcionar el líquido vital eran una entrada hacia el otro mundo y centro de comunión con los dioses. La palabra cenote proviene del maya dzonot, que quiere decir caverna con agua.

Fotos de Excursion Venezolana en Enero de 2014

EFHD_070114-105205
zenot-destacada

Cenote abierto

Característicos por su forma cilíndrica, los cenotes abiertos sobresalen por la espectacular flora que podemos admirar en sus altas paredes y formaciones rocosas; ideales para practicar divertidas actividades de aventura. El ejemplo más reconocido de este tipo es el Cenote Sagrado de Chichén Itzá, en donde, a través de exploraciones arqueológicas se encontraron ofrendas y piezas prehispánicas.

Antiguo Cenote

Es muy común que los cenotes antiguos, por su edad, se encuentren completamente expuestos e inmersos en la abundante vegetación de la selva maya. Estos cuerpos de agua que asemejan una aguada o laguna, y que en épocas anteriores servían como fuente de recursos para los asentamientos mayas de la zona.

Cenotes semiabiertos

Los cenotes semiabiertos generalmente ocultan su espejo de agua en el interior de una caverna que permite, de manera parcial, el acceso de la luz solar.

Cenotes de caverna

Reconocidos muchas veces como los más enigmáticos, estos cenotes se localizan dentro de cavernas en donde los mayas practicaban una gran variedad de ceremonias tradicionales. Este tipo de cavernas ofrece actividades para los más intrépidos, ya que algunas llegan a extenderse varios kilómetros por debajo de la tierra, e incluso conectarse con otros cenotes y cuevas de la zona.

Origen de los cenotes

Los cenotes en la península de Yucatán son formaciones geológicas que albergan ríos subterráneos y se han originado a lo largo de un proceso de miles de años. Pueden ser ubicados en su mayoría en esta región del mundo, el sureste de México, por lo que son un auténtico tesoro natural en Cancún y Riviera Maya al cual tienes acceso a través del emocionante Tour Xenotes Oasis Maya.

El proceso por el cual los cenotes existen es conocido científicamente como “Karst” y consiste en tres etapas: disolución, colapso y construcción. Esto ocurre cuando el agua de la lluvia se filtra por el suelo y disuelve la roca caliza de la región, dando origen a cavernas inundadas. Después, dichas cavernas colapsan por la erosión que ocurre en la superficie y la circulación de agua en el subsuelo; es así como los cenotes son finalmente revelados al exterior.

Otros factores como la fractura de las rocas, la temperatura y la vegetación también influyen en el origen de estructuras de piedra llamadas estalactitas y estalagmitas que podrás encontrar en los cenotes cercanos a Cancún y la Riviera Maya. Estas nacen por el goteo de agua que durante muchos años acumula sales minerales en impresionantes formaciones que cuelgan del techo y se levantan del piso respectivamente.

Durante cierto tiempo se pensó que los cenotes eran independientes entre ellos y que tenían una sola entrada desde la superficie. Sin embargo, estudios recientes han comprobado que muchos de ellos se encuentran interconectados entre sí. De igual forma, múltiples exploraciones de buceo subacuático pudieron encontrar un impresionante sistema de ríos subterráneos conformado por kilómetros de túneles, galerías y bóvedas, habiendo aún mucho más por explorar.

Cenotes y cultura maya

En Xenotes, las leyendas viven y deambulan ocultas, protegiendo la selva y a los visitantes que la respetan.

Los mayas siempre expresaron una gran devoción hacia la naturaleza, ya que consideraban que gracias a ella obtenían todos los recursos necesarios para subsistir. Como resultado, todos los poblados mayas se encuentran construidos cerca de uno de estos pozos que les permitía el suministro de agua durante casi todo el año.

Los mayas creían que los cenotes eran la entrada a Xibalbá, el inframundo maya, y que los dioses de la lluvia habitaban en el fondo, es por ello que se les consideraban sagrados y se llevaban a cabo diversos rituales de veneración.

También tenían la creencia de que en el fondo de las cavernas y los cenotes habitan los aluxes, pequeños seres, ágiles y traviesos, guardianes de la selva que deambulan por milpas y montes después de la puesta del sol, a quienes mediante rezos y ofrendas se les pedía permiso para caminar por sus tierras y para que cuidaran las cosechas. De esta forma los aluxes cobraban vida para ahuyentar a los intrusos de las milpas, arrojándoles piedras, silbándoles o jugándoles bromas.

Las historias acerca de los aluxes han estado siempre presentes en la cultura maya y no se sabe con precisión cuándo aparecieron. Hay quienes aseguran haberlos visto y los describen como pequeños hombrecitos que parecen niños. Se dice también que para poder convivir en armonía con ellos es necesario mostrarles respeto, pidiendo su permiso para caminar por el suelo que vigilan, o mediante ofrendas de alimentos. Lo único que se puede hacer para ganar su agrado y confianza, es ofrecerles algún regalo y cuidar su hogar, ya que para ellos los cenotes y sus tierras son sitios sagrados.